miércoles, 7 de julio de 2021

Aumentan las estafas por SMS de supuestas empresas de paquetería


     La pandemia ha disparado el volumen de compras online y, con ello, el trabajo que realizan las empresas de paquetería. Los delincuentes lo saben y han ideado un nuevo plan para estafar a los ciudadanos. Hoy te contaremos en qué consiste y cómo estar atento para evitar que te estafen.

La mecánica es sencilla: nos llega un SMS informándonos que un "paquete" se ha quedado bloqueado en "aduanas" y que si hacemos un pago, se procederá al "envío". Al final del texto, no puede faltar un enlace para proceder al "pago". Pues ni hay paquete, ni hay aduanas ni hay envío. Todo forma parte de una estafa, que desgraciadamente están sufriendo cada vez más personas. El SMS es muy parecido al siguiente:

En el momento que pulsamos el enlace, nos aparece una página web clónica de un servicio de mensajería. En España, se están suplantando las páginas de Correos, FedEx, Nacex y GLS. Dicha página nos guiará para introducir varios datos personales y finalmente proceder a un pago de unos pocos euros, que pueden acabar siendo varias decenas o rozar los 100€.

Para evitar estas estafas, se recomienda lo primero de todo desconfiar. Sabemos de sobra que las empresas de paquetería legítimas suelen comunicarse con los clientes para informarles de los pedidos mediante SMS, pero los enlaces suelen ser de la propia empresa, nunca abreviados como es el caso. El enlace ya debería hacernos sospechar.

Otra bandera roja es el hecho de que nos vuelvan a solicitar nuestra información, ya que en teoría la tienen desde el momento que ordenamos un pedido. En teoría. El colofón final es que nos vuelvan a pedir un pago. En principio las aduanas y demás gastos del envío suelen estar incluidos en el precio final de nuestro pedido. 

Por último, nos queda el simple hecho de descartar estos mensajes si no hemos pedido nada recientemente. En última instancia, si estamos esperando algo, podemos acudir a la oficina de la empresa, que nos atenderán amablemente.

Como siempre recomendamos, aplicar el sentido común y no proveer ningún dato si no estamos seguros del origen del enlace. Por muchos sistemas y programas de seguridad que pongamos en nuestras comunicaciones y dispositivos, el primer filtro somos nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario