jueves, 17 de junio de 2021

¿Qué sabe Internet sobre ti?


      Algo tan rutinario como encender nuestro ordenador y navegar unos minutos en Internet genera enormes cantidades de información que pueden filtrarse. Toda esta información queda registrada en los sitios, servicios y plataformas visitadas en nuestro día a día. Toda esta información podría quedar disponible para cualquiera, lo que hace que sea peligroso el rastro que dejamos en la red, ya que se puede utilizar en nuestra contra.

Entre la información personal que circula por la red podríamos incluir nuestro nombre y apellidos, número de teléfono, dirección de correo electrónico e incluso los datos de nuestra tarjeta bancaria. Normalmente confiamos en los proveedores de los servicios online, ya que los solemos considerar legítimos y que no usarán dicha información con otros fines. 

Desgraciadamente, los ciberdelincuentes pueden atacar a estos sitios y averiguar estos datos, para acabar filtrándolos y haciéndolos públicos en la red. Hemos visto un gran número de casos. Otro de los problemas habituales puede ser que dejemos de utilizar un servicio o red social. Puede que ese sitio haya pasado al olvido para la gran mayoría de la población, pero nuestra información personal seguirá ahí.

Una información que todavía sigue teniendo gran valor en la red y puede ser utilizada para diferentes técnicas que puedan usar los ciberdelincuentes. Por esto es importante minimizar el rastro que dejamos en la red.

Un pirata informático que logre acceder a estos datos sería capaz de utilizarlos en una gran variedad de ataques y lucrarse por ello. Un ejemplo, las campañas de Spam (envío masivo de correos electrónicos). Otro tipo de ataque muy extendido son los ataques Phishing personalizados, ya que si el atacante conoce información sobre nosotros, podrá personalizar mucho más su ataque. Haciéndonos creer que el correo que nos envíe sea legítimo y caigamos en la trampa.

También, existe la posibilidad de que ocurra una suplantación de identidad. De este modo, un atacante podría crear perfiles en redes sociales con nuestros datos, contactar con nuestros amigos y familiares, que no sospecharían; y así atacarlos a ellos también, en el caso, por ejemplo, que el atacante les mande enlaces maliciosos. 

Es muy importante evitar que nuestros datos queden en redes sociales que dejemos de utilizar. Además, siempre hay que proteger nuestra información y evitar todo tipo de riesgos. Para finalizar, aplicar el sentido común. No podrán robarnos información que nosotros no hayamos publicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario