martes, 8 de junio de 2021

Ciberchantaje a pacientes de psicólogos en Finlandia


      Un grupo de ciberdelincuentes pide 200 euros a cada uno de lo más de 2.000 pacientes de una clínica a cambio de no difundir las conversaciones con sus psicólogos.

Este grupo de delincuentes ha logrado acceder a los registros de la empresa de salud mental Vastaamo, administradora de 25 centros de psicología en el territorio finlandés. Ahora mismo, las autoridades investigan un delito de seguridad y extorsión, entre otros cargos. Las mismas autoridades afirman que el número de pacientes cuyos registros y conversaciones confidenciales se han visto comprometidos asciende a decenas de miles. Además, informó que en la Dark Web, la zona de Internet oculta a los buscadores convencionales, apareció un archivo de unos 10 gigas que contiene notas y archivos privados entre al menos 2.000 pacientes y sus terapeutas.

Desgraciadamente, los delincuentes siguen actuando y han publicado parte de esta información, para demostrar a las víctimas que este ataque es totalmente serio, así además pueden presionar a más víctimas y aumentar los beneficios.

Las autoridades han creado una web para estas víctimas, ahí se insiste en no pagar el chantaje, aunque sea una cantidad relativamente baja. Nadie les asegura a las víctimas que el hecho de pagar no les impida a los criminales seguir filtrando información.

Todavía no se conocen los detalles sobre cómo se ha ejecutado el ataque, aunque todo apunta a un troyano enviado por correo electrónico. Una vez abierto ese correo electrónico, los delincuentes tienen acceso a la información del ordenador.

Una vez conocerse el ataque, Vastaamo, la empresa afectada, dijo que inició una investigación interna y había verificado la seguridad de la base de datos. Señaló que cree que el robo real se produjo hace dos años y que durante este tiempo los delincuentes se han dedicado a obtener la información.

Finalmente, no nos podemos olvidar del daño para las víctimas, que no sólo será económico. Este ataque también ha mermado su salud mental, ya que angustiados, han inundado los servicios que han puesto las autoridades para apoyarles ante el temor de que sus pensamientos más íntimos puedan encontrarse fácilmente en internet. Este hecho les genera sentimientos de estrés y ansiedad, que pueden agravar las dolencias y trastornos por los que ya iban a terapia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario