lunes, 23 de diciembre de 2019

El gobierno chino no deja de espiar a los ciudadanos



     Hace poco el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China anunció que desde el día 1 de diciembre, todo ciudadano deberá pasar por un escáner de reconocimiento facial antes de comprarse un nuevo teléfono, una nueva SIM o cuando se cambie de compañía telefónica.

Cuatro investigadores chinos especializados en IA y biometría escribieron que las posibles infracciones que involucran este tipo de información podrían tener ramificaciones "severas y duraderas" para las personas afectadas.

Este nuevo sistema de control está destinado a reducir los casos de fraude e impagos, pero que este reconocimiento se haga junto con el registro de otros datos personales y bancarios, supone la eliminación total del uso de los teléfonos de forma anónima y, consecuentemente, una nueva herramienta de control para el gobierno.

Entre las quejas de los usuarios chinos en las redes sociales se puede leer que, por el momento, el gobierno de este país no tiene intención de borrar ninguno de los datos y fotos recopiladas durante estas comprobaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario