lunes, 14 de octubre de 2019

Una víctima de ransomware logra su venganza


     Tobias Frömel, un programador alemán, ha hackeado a los autores del ransomware Muhstik, el cual obligaba a los usuarios infectados a pagar 0.09 Bitcoins, el equivalente a 700 euros, para recuperar sus archivos.

El propio Frömel sufrió un ataque de ransomware y ante este hecho, al más puro estilo vendetta, consiguió piratear el servidor de base de datos que usaban los cibercriminales para sus campañas fraudulentas, recuperando los identificadores y claves de descifrado que estaban almacenadas en él.

Tras el trabajo desempeñado por este 'justiciero' y con toda la información obtenida, la empresa Emsisoft ha lanzado una aplicación de descifrado que permite recuperar los archivos cifrados sin pagar un céntimo.

Las víctimas que han utilizado la aplicación de descifrado han confirmado que funciona y que han podido recuperar los archivos que les habían secuestrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario