lunes, 2 de septiembre de 2019

Ciberdelincuente es obligado a devolver $1,1 millones a sus víctimas


     El ciberdelincuente Grant West ha recibido una orden para devolver más de 1,1 millones de dólares para las víctimas de sus ataques de phishing.

El pirata tomó como objetivo a varias empresas reputadas en 2015 para obtener datos financieros, luego estos datos eran vendidos a cambio de criptomonedas por la 'Dark Web'.

La unidad de delitos cibernéticos incautó una tarjeta SD de casa de West, conteniendo información correspondiente a 78 millones de nombres de usuario y contraseñas, y 63.000 datos de tarjetas de crédito y débito. También ha sido incautado un portátil que fue utilizado para realizar ataques de phishing, conteniendo información financiera de más de 100.000 personas.

Entre las estafas detectadas, West se hacía pasar por el servicio de comida a domicilio Just Eat con el objetivo de obtener los datos financieros de 165.000 clientes. Sin embargo, el ataque no obtuvo ningún resultado, pero le causó a la empresa alrededor de 220.000 dólares en pérdidas.

En el momento de la detención de West, los fondos que fueron confiscados ascendían a 1,8 millones de dólares en criptominedas, pero con toda la fluctuación los fondos se han quedado en cerca de 1 millón de dólares.

El delincuente se enfrenta a una pena de 10 años de cárcel por 10 delitos penales y otros 2 por conspiración. El juez del caso ha confiscado el millón de dólares incautado como indemnización a las víctimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario