jueves, 10 de enero de 2019

Un sistema biométrico burlado con una mano de cera


La tecnología biométrica puede reconocer rasgos distintivos que se agrupan en: biometría estática (cuando recoge medidas de características físicas de las personas), como son la geometría de la mano, la huella dactilar, la forma facial, el iris, la retina, el patrón vascular de manos y dedos (las venas), etc.

Los hackers Jan Krissler y Julian Albrecht consiguieron mediante una mano de cera burlarse de uno de los sistemas más avanzados que emplea las venas de esta extremidad para la autenticación.

Estos expertos ya habían realizado hazañas tales como burlarse del Touch D, el lector de huellas fabricado por Apple. Y en una ocasión hackearon las huellas de la ministra de Defensa de Alemania. 

El método de autenticación de venas es un método de seguridad biométrica que escanea las venas de la mano, siendo un método mucho más seguro que el de lectura de huellas digitales, porque identifica millones de puntos en el sistema circulatorio. Dado su elevado coste esta solo se utiliza en instituciones estatales y de seguridad.

En realidad esta acción no puede tratarse como un hecho delictivo. Krissler y Albrecht mostraron su logro en el Congreso Chaos Communication (25C3), celebrado hace algunos días en Alemania.  Krissler también ha demostró que existen vulnerabilidades en la tecnología de escaneo del iris, usando imágenes infrarrojas y lentes de contacto.

Mientras que Krissler dijo: "La primera vez que falsificamos el sistema, me sorprendió mucho que fuera tan fácil", una de las empresas que desarrolla esta tecnología alegó de inmediato  que no se trata más que de un experimento que no es aplicable en el mundo real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario