lunes, 29 de octubre de 2018

Sancionadas las compañías Apple y Samsung por engañarnos con sus actualizaciones.


Una ralentización provocada para que decidiéramos cambiar de móvil a uno más moderno y dinámico.
Descubierta por investigadores de la comisión antimonopolio en Italia, la obsolescencia programada, es decir el uso de actualizaciones de software para ralentizar sus teléfonos móviles, les puede costar una multa de 10 millones de euros para Apple y de 5 millones de euros para Samsung.


El caso de Apple fue descubierto con sus iPhone 6 a finales del año pasado y ahora ha causado estupor descubrir que también Samsung realizó prácticas similares con los antiguos Galaxy Note 4.

Samsung prácticamente obligaba a los usuarios del Galaxy Note 4 a que instalaran una nueva versión de Android que estaba orientada a usuarios del Note 7, sin embargo, lo que no mencionaba Samsung es que la instalación el nuevo firmware podía causar graves problemas debido a un mayor estrés del hardware del dispositivo y que el coste de la reparación, fuera de garantía, podía ser muy alto.

Apple provocó el mismo problema, el año pasado se descubrió que la empresa ralentizaba sus móviles para alargar la autonomía de la batería en sus iPhone 6. Eso provocó quejas de los usuarios y acabó con Apple pidiendo disculpas y ofreciendo un servicio de sustitución de baterías a precios reducidos.

La multa a Apple ha sido mayor porque la empresa no informó adecuadamente a sus clientes de las características de sus baterías de litio "como la duración media y los factores de deterioro, ni sobre los procedimientos correctos de mantenimiento, verificación y sustitución de las baterías con el fin de preservar la plena funcionalidad de los dispositivos".

Ni Apple ni Samsung han realizado declaraciones con respecto a estas sanciones por ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario