jueves, 4 de enero de 2018

Los procesadores de Intel: fallo de seguridad


Los procesadores de Intel tienen según The Register un serio error de diseño que no puede ser solucionado con actualizaciones internas, esto obliga a que cada sistema operativo deba modificarse para solucionarlo. El problema es que estos cambios podrían ralentizar considerablemente el funcionamiento del ordenador.

Intel de momento ha preferido no hacer ninguna declaración. Aun así quedamos pendientes para actualizar en cuanto tengamos algún tipo de respuesta oficial por su parte.
En cualquier caso, se espera que Microsoft anuncie un parche especial con los cambios necesarios la semana que viene. Apple por su parte también tendrá que hacer cambios en su macOS de 64 bits.
Estas actualizaciones provocarán una disminución de rendimiento en los productos de Intel que todavía está siendo medidas. Aun así, los primeros datos apuntan a que la ralentización podría ser de entre el cinco y el treinta por ciento dependiendo del proceso y del modelo del procesador aunque estas cifras pueden cambiar según vayan instalándos las actualizaciones.
El fallo parece estar en el hardware de Intel x86-64, y no puede arreglarse con actualizaciones de su microcódigo. Por lo tanto no queda otra, o se actualizan los propios sistemas operativos o los usuarios tendrán que comprar un nuevo procesador sin este error si no quieren ver comprometida su seguridad.

Este fallo permite que no se pueda controlar correctamente los permisos de las aplicaciones, pudiéndole dar acceso a procesos que no tienen los permisos necesarios. Esto es extremadamente grave, puesto que afectaría a la seguridad de datos importantes del resto de procesos, como contraseñas y claves de acceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario