viernes, 3 de noviembre de 2017

¿Hackers benefactores?


 

Si eres agricultor y compraste un tractor John Deere debes saber que ya hace tiempo que este fabricante bloquea sus vehículos para que los usuarios no puedan repararlos por si mismos y tampoco lo haga un taller no oficial de la casa, obligándote a repararlo en servicios autorizados.

Ante este hándicap la solución que han buscado los agricultores americanos es ciertamente curiosa: hackean sus tractores con firmware (programas integrados en los circuitos) procedente de Ucrania, así se desbloquea la “centralita” del tractor y ya puede ser reparado por cualquiera.

Mediante la acción de los hackers conseguiremos que tus dispositivos sean realmente tuyos y no tengas que depender de un fabricante que tiene “secuestrado” el producto que te ha vendido.

La actitud de John Deere es un ejemplo destacable de cómo han cambiado las tornas en una industria que cada vez busca tener mayor control no ya sobre sus productos, sino también sobre sus clientes.

Otras empresas más conocidas y con las que mucha gente convive como Apple han convertido sus productos en casi irreparables por parte de usuarios de a pie.

Los fabricantes se han dado cuenta que si estás obligado a ir a un servicio técnico oficial tendrán  una importante fuente de ingresos adicional  que en realidad es un monopolio encubierto.

De ahí que se realicen grandes esfuerzos para liberar esos dispositivos y a sus usuarios de forma que puedan recuperarlos y sean de quienes los compraron, que para eso pagaron un buen dinero para poder hacer lo que les plazca con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario